domingo, 3 de noviembre de 2013

La buena educación

Cuando un conductor de autobús deja su autobús, se despedirá de todos los pasajeros, cuando llega uno nuevo igualmente dirá, "Hola a todo el mundo", ambos en voz alta. Los pasajeros a su vez contestarán casi al unísono, ¡Hola!

Siempre evitarás sentarte en un asiento reservado y si lo haces porque no quede más remedio, te levantarás como si tuvieras un muelle en el culo llegado el momento.


Si te gusta escuchar la música a toda pastilla, pues simplemente, en Australia te jodes. No lo haces. Eso elimina parcialmente a los chonis-motorizados, porque a pesar de eso, aún seguirán tuneado sus coches y aparcando dónde quieran. Aquí tunean hasta los carritos de la compra.

Agradecen todo, no se les escapa un gracias, un salud o un perdón. Rechazan todo con un gracias, o de lo contrario podrían ofenderte. Lo hacen automáticamente, como programados. "Disculpame" para pedir que te presten atención, "perdón" si te chocas con alguien. No lo cambies o la lías.

En los supermercados nada de malas caras, sonrisa en la cara y a soltar un repertorio de frases: "Cómo le ha ido el día" "Cómo está" "Cómo puedo ayudarle" "Necesita algo".

Aunque nada de lo anterior explicará el repentino cambio, tras solo dos cervezas, de australiano normalico a furiosos hooligans. Quizás sea genético, quizás sea que sus ascendentes son irlandeses e ingleses principalmente. Eso si, siempre serán hooligans agradecidos. Aunque hay que temerlos. Van en manadas de borrachos, buscan bronca y generalmente la obtienen. La semana pasada un brasileño acabo en urgencias y posiblemente no salga de la paliza que le propinó un borracho. Todas las semanas la misma historia. Pero no preocuparse, la ventaja de los borrachos es que son como zombies normales, no pueden correr.

El Australiano es muy propenso, como podéis ver, a beber de 6 pm hasta que el cuerpo le da, normalmente hasta las 6.30 pm. Cuando están como cubas. Además de esta adicción al alcohol en sangre, no pueden dejar de apostar. Tienen todo tipo de lugares para apostar, eventos y códigos. Esta semana, sin ir más lejos, es la Melbourne Cup. Es una competición de carreras de caballos en honor que data de 1861. Se está celebrando hoy 5 de noviembre.

La Melbourne Cup no es solo una carrera de caballos. TAB, empresa registrada, oficia de gestor de apuestas oficial de la competición. Es fiesta pública en el estado de Victoria y media fiesta pública en el resto. A las 3 pm. hora de la carrera más importante, la gente en las ciudades sale a la calle en masa. Las mujeres se visten con flores en la cabeza y los hombres... los hombres simplemente se emborrachan. O apuestas en camiones ambulantes, máquinas en locales, casinos, pubs, porras, amigos, timbas o no disfrutas la fiesta. Porque he alucinado con el camión portátil de TAB en Darling Harbour y la pantalla de 200" rodeada por fervientes seguidores de las carreras, que ya contentos o cabreados, gritaban al son del alcohol.


Y es que, en definitiva, estos Australianos solo buscan una forma de gastar el dinero, de divertirse, de beber, pero siempre, dando las gracias primero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada